web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Piden avanzar en el autocultivo de cannabis medicinal

Compartir Nota

El Bloque del Frente Progresista, que integran Jorge Ocampos y Daniela Agostino, presentó una iniciativa mediante la cual se propone adherir en todos sus términos a la ley nacional nº 27350, que establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de Cannabis y sus derivados.

La legisladora Agostino explicó que “la investigación científica sobre el uso medicinal del Cannabis Sativa, el aumento de países que lo legalizaron y la difusión de la información, han hecho una notable contribución a que el tema adquiera la notoriedad que sin lugar a dudas reviste en la actualidad”.

“La medicina convencional, indudablemente ha dado y da respuesta a un sin fin de enfermedades, pero también es cierto que son muchas las ocasiones en las que no puede resolver determinados cuadros, particularmente aquellos que provocan fuertes dolores en quienes los padecen; y es aquí donde entran las propuestas alternativas, las que en general cuentan con un gran nivel de aceptación”, sostuvo la parlamentaria del Frente Progresista.

Agostino resaltó que “existen estudios a nivel internacional en países tales como Estados Unidos, Australia y Alemania, entre otros, donde se ha demostrado la utilidad en el tratamiento del dolor del Cannabis medicinal, como así también en otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzehimer o neurológicas como la epilepsia”.

“Hoy, la discusión sobre su uso medicinal está prácticamente zanjada y son cada vez más los estados nacionales y provinciales que le van otorgando marco legal al tema”, mencionó y recordó que sin ir más lejos “en marzo del corriente año se sancionó en nuestro país la ley 27350 con el objeto de regular el uso medicinal de la planta y sus derivados”.

Explicó que “entre otras cosas, crea un Programa Nacional para el Estudio e Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales; autoriza el cultivo al CONICET y al INTA con fines de investigación médica y/o científica; permite la importación de aceite de Cannabis y sus derivados para pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa; y crea el Registro de Pacientes que requieran su uso, garantizándoles la provisión gratuita”.

Opinó que “si bien la sanción de esta norma ha constituido un paso muy importante, para los familiares de pacientes y las organizaciones no gubernamentales vinculadas al tema, está lejos de cumplir con las expectativas ya que no se habilitó el Registro de Cultivadores y no se despenalizó el autocultivo con fines terapéuticos, como se venía planteando”.

Mencionó que “los pacientes potencialmente demandantes con enfermedades tales como epilepsia refractaria y esclerosis múltiple, síndrome de Tourette, entre otras, superan el millón de personas, razón por la cual es fundamental que el Estado autorice el autocultivo con fines terapéuticos, ya que de lo contrario son pasibles de ser sometidos a procesos penales injustos, pese a que cuentan además con normas nacionales y supranacionales que los amparan”. “Estamos hablando del pleno derecho de acceso a la salud garantizado tanto en nuestra Constitución Nacional como en los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos”, resaltó finalmente la legisladora del Frente Progresista, Daniela Agostino.