El 85,5% de los argentinos confía en las vacunas, menos que en 2019

La confianza de la población argentina en la vacuna estaba en 855 el año pasado, un valor que va de 0 a 100

La confianza de la población argentina en la vacuna fue de 85,5 el año pasado, un valor que va de 0 a 100.

La confianza de la población argentina en las vacunas fue del 85,5% el año pasado, cifra que, aunque alta, cayó por tercer año consecutivo, mientras que la disponibilidad fue del 76,4 -cifra similar a la prepandemia- según los resultados. Índice de Confianza y Accesibilidad 2021, estudio de la Fundación Bunge y Born basado en 7.054 casos de todo el país.

“El índice está compuesto por tres variables con preguntas sobre si las consideran importantes, seguras y efectivas. Estas tres variables se combinan y se genera el índice en el rango de 0 a 100 con base en un modelo desarrollado por London School of Hygiene and Tropical Equipo interdisciplinario de medicina”, explicó durante la presentación la bióloga molecular, docente y comunicadora científica Guadalupe Nogués, investigadora del trabajo.

Télam SE

Según el estudio Trust Index (CI) 2021 fue 85.5preocupado Disminución del 1,6 % en comparación con la medición de 2020 (IC 86.9), y 8,8% en relación con el primero de los índices elaborados en 2019 (IC 93,7).

“Se encontró que el análisis de confianza diferenciado por edad difiere de 2020. Durante el primer año de la pandemia, hubo una disminución en todos los grupos de edad, pero fue mayor en los grupos de mayor edad”.

“El principal descenso se dio en el 2020, el descenso del 2021 con respecto al anterior fue muy pequeño, pero no se logró recuperar con respecto a la encuesta que se hizo antes de la pandemia (2019)”, dijo Nogués.

En cuanto a los tres componentes por los que se mide la confianzaEl 88,5% de las personas cree que las vacunas son efectivas; El 89,1% las define como importantes para los niños y el 88% como seguras.

Se detecta en los tres una disminución de al menos un 5% en comparación con los valores de 2019 (93,7%, 95,5% y 95,9%, respectivamente), siendo el componente de seguridad el que más se redujo (8,2% en porcentaje).

El índice, aunque se mantuvo alto, cayó por tercer año consecutivo

El índice, aunque se mantuvo alto, cayó por tercer año consecutivo.

“Se encontró que el análisis de confianza diferenciado por edad es diferente en comparación con 2020. Durante el primer año de la pandemia, hubo una disminución en todos los grupos de edad, pero fue mayor en los grupos de mayor edad”, explicó el investigador en un estudio el año pasado. .

Continuó: “En 2021, sin embargo, la disminución de la confianza se mantuvo entre las personas menores de 40 años, pero cambió para las personas mayores de 50 años”.

en la última encuesta los que menos confianza expresan son gente entre 15 y 20 años (81,6); Por otro lado, cuanto más seguro de ti son personas mayores de 65 años (91.2), sigue 51 y 65 años (88.4) y así de 41 a 50 (87.7).

Sobre la velocidad de acceso

Nogués describió que se construye a partir de cuestiones de cuatro ejes: el tipo de centro médico donde se administra, la dificultad de llegar a estos centros (distancia, costes de movilidad, etc.), el éxito o fracaso de la vacunación (es decir, si se podría aplicar), y, en caso de no vacunarse, cuál es la porque.

El estudio arrojó que el IA para 2021 fue de 76,4, alcanzando valores similares a los de 2019 (76,6), revirtiendo así la caída observada en 2020, cuando estaba en 39,5.

En esta encuesta, las regiones del país con mayor acceso a las vacunas cuyanas fueron (77,6); Patagonia (77,4) y región central (77) y regiones de peor acceso al nordeste (74,6); Noroeste (75) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (75,3).

El estudio fue realizado por la Fundación Bunge y Born sobre la base de 7.054 casos de todo el país.

El estudio fue realizado por la Fundación Bunge y Born sobre la base de 7.054 casos de todo el país.

Al comparar el acceso a vacunas en 2019 con el actual, los únicos cambios significativos que se observan en Patagonia y GBA son: en ambos casos hubo un ligero aumento en la disponibilidad: Patagonia, que aumentó un 2,9% (75,2 en 2019) y Gran Buenos Aires. Aires, que llegó a 76,9 en 2021, el acceso es un 1,6% superior al de 2019 (75,7).

El trabajo por tercer año consecutivo ha incluido en este número temas específicos relacionados con la vacunación frente al Covid-19.

cuando se le pide Cómo la investigación y el desarrollo de las vacunas Covid-19 ha afectado la confianza en las vacunas En general, el 24,7% dijo confiar más que antes; 49% que confía en lo mismo y 25,3% que confía menos.


“Una comparación que nos pareció interesante es comparar las reacciones en 2020 sobre si administrarían la vacuna si estuviera disponible (actitud) con si se vacunaron en 2021 (comportamiento)”, describió Nogués.

Agregó que “en 2020, el 28% dijo que no aplicaría; sin embargo, en 2021, el 92% de los encuestados (mayores de 15 años) dijo haber sido vacunado con al menos una dosis; El 4,6% dijo que prefería esperar, y el 1,6% de los que no sabían si se vacunarían y el 1,9% de los que no.

“Lo que hicimos aquí fue compararlo con el índice de confianza, y lo que encontramos fueron diferentes perfiles de personas que aún no habían sido vacunadas”, explicó el investigador.

“Lo comparamos con el índice de confianza y encontramos diferentes perfiles de personas que aún no han sido vacunadas”.

Considerando que, entre los que respondieron que pensaban vacunarse más tarde y los que manifestaron no saber si vacunarse, hubo un índice de confianza de 79,7 y 52,9; Entre los que dijeron que no se iban a vacunar estaba el CI 20.3.

“Eso quiere decir que hay un 6% de los que no pudieron vacunarse por dudas al respecto o incluso por problemas de acceso; en este caso, una comunicación adecuada o un mejor acceso podría hacer que lo hicieran”, dijo. contó con la coordinadora jefe de proyectos de la Fundación Bunge y Born, Brenda Walter.

En relación con la restricción de la movilidad, en 2021 el 80,4% manifestó que el menor de sus hijos a cargo podría vacunarse o vacunarse; Sin embargo, el 17,3% fracasó.


Para concluir, Walter señaló que “si bien el índice de confianza en Argentina se mantiene alto, es importante no descuidar este aspecto para que la tendencia no continúe”.

En relación con la velocidad de accesoel investigador enfatizó que “si bien se ha vuelto al valor previo a la pandemia, es importante hacer mejoras a nivel estructural para garantizar la igualdad de acceso”.

El estudio se realizó en noviembre y diciembre de 2021 sobre 7.054 encuestas a personas mayores de 15 años y cubre todas las regiones del país y diferentes grupos de edad, con distinción por género y por diferentes niveles de educación alcanzados.

Este es el tercer estudio anual que realiza la Fundación Bunge y Born -publicado por primera vez en 2019, un año antes de la pandemia- y sus directores dijeron que tiene como objetivo “facilitar el diseño de programas y mejoras en inmunización y canalizar de manera más efectiva los recursos humanos y financieros en salud pública”. políticas.”.

La confianza de la población argentina en la vacuna fue de 85,5 el año pasado, un valor que va de 0 a 100.
El 85,5% de los argentinos confía en las vacunas, menos que en 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *