Es una de las conclusiones a las que arribaron supervisores y referentes de la Dirección de Educación especial quienes mantuvieron un encuentro de trabajo, en la ciudad de Viedma. La reunión tuvo por objetivo analizar distintas situaciones pedagógicas y organizacionales de las escuelas de la modalidad.

De la actividad participaron supervisoras de las zonas Atlántica, Sur, Valle Medio y Alto Valle, secretarios técnicos y la Directora de Educación Especial del Ministerio de Educación, Marisa Aguirrezabala. “Compartimos un espacio de análisis y estudio de las situaciones pedagógicas y administrativas, las organizaciones escolares, las características de los alumnos y cómo deberían ser los apoyos que les brindamos tanto dentro de la escuela especial como de la común”, indicó Aguirrezabala.

En ese ámbito, se presentaron las líneas de acción del área y el avance de distintos programas como “Conectar Igualdad”, “Suena Música” y “Educación Sexual Integral”. También se trabajó en torno a la figura del maestro integrador, actualización de estadísticas, relevamiento anual y matrículas de las escuelas de educación especial.

Además se analizó la marcha de algunos casos relacionados con la implementación de la Resolución 122/10 del Consejo Federal de Educación para el Mejoramiento de las trayectorias escolares, la cual tiene por finalidad ajustar los casos de alumnos con sobreedad en nivel inicial para que ingresen al nivel primario. La Directora rescató el propósito de la normativa en cuanto, “los chicos que permanecen en la sala de 4 o 5 y no avanzan como sus compañeritos sienten que fracasaron”, y enfatizó la importancia de “considerar que desde lo emocional a los chicos esto no les hace bien”.

Cabe recordar que este tema sigue siendo trabajado por el Ministerio de Educación en el marco de una comisión conformada con el gremio docente. Asimismo, la Dirección de Nivel primario ya remitió un documento de apoyo a las instituciones educativas.

Consultada sobre la situación de la Educación especial en la provincia, Aguirrezabala dijo que “está fortalecida” aunque reconoció que hay una reiteración en cuanto a entender la discapacidad sólo como responsabilidad de la Dirección. “La idea de una escuela cada vez más inclusiva, es una escuela que se hace cargo de algo relacionado a la discapacidad”.

“Quizá el problema sea que siempre estamos mirando lo que falta y no lo que tenemos. La idea es que los docentes y las instituciones puedan ver las fortalezas que poseen porque eso también redunda en beneficio del alumno. La misma mirada de lo que falta tenemos sobre los alumnos con discapacidad y lo que tenemos que mirar es la fortaleza que tienen y trabajar con eso. Hay que buscar que cambiar la mirada”, concluyó.