Cipolletti amplía restricciones a la circulación y limita horarios de comercios

Resolvió disminuir el horario de atención comercial de almacenes de proximidad y supermercados de 9 a 18, y la actividad de delivery hasta las 22 horas.

Estas medidas tendrán vigencia por una semana y están encuadradas en la necesidad de disminuir las posibilidades de circulación y contagio del coronavirus. Nuestra ciudad figura como zona de circulación comunitaria del virus, definición adoptada por las autoridades sanitarias nacionales.

 

Se recuerda que siguen vigente las restricciones de salida de acuerdo a la terminación del número de DNI (terminación par, lunes, miércoles y viernes; terminación impar, martes, jueves y sábado), mientras que los domingos no se puede salir. Otra medida en vigencia es la obligación de salir con barbijos.

También decidió suspender la actividad de obra pública y obra privada; se cierran las cajas municipales y los centros de cobro del estilo Rapipago. En forma paralela, se gestionará ante los bancos que atiendan exclusivamente para el pago de jubilaciones, pensiones y Asignación Universal por Hijo. Otro aspecto contemplado en el paquete de medidas es el cierre de las oficinas de correo privados; solo seguirá funcionando el Correo Argentino.

Las ferreterías y corralones podrán atender mediante la modalidad de distribución a domicilio; al igual que casas de comidas elaboradas y farmacias. Las veterinarias funcionarán para atender emergencias; mientras que la venta de alimento para mascotas se podrá hacer por delivery.

Entre las actividades que se permitirán continuar funcionando figuran las de comedores y merenderos; mantenimiento de telefonía celular e internet; energía eléctrica y la venta de artículos de limpieza. Y se mantiene la excepción para la realización de actividades particularizadas para personas con discapacidad o del espectro autista.

Podrán seguir circulando para el cumplimiento de sus funciones específicas los integrantes de los servicios de salud, seguridad y agentes municipales afectados a servicios esenciales; periodistas y trabajadores de medios de comunicación. También continuará con normalidad el funcionamiento de los planes sociales, como la distribución de alimentos y la entrega de leña.

Otros rubros que podrán continuar son los galpones de empaque (que están en plena temporada y se lo consideró desde el inicio una actividad esencial); los lavaderos industriales de ropa (solo para atender la demanda de los centros de salud); las empresas de vigilancia y las empresas de fumigación. En cambio, tendrán que cerrar los talleres y gomerías.