La directora general de Investigaciones Judiciales de la Policía rionegrina, Mary Carmen Carrizo, se refirió a los engaños telefónicos que se están produciendo en todo el territorio provincial, en medio del aislamiento social por la pandemia de Coronavirus. Por este motivo, recomendó no responder los llamados con características de Córdoba (351) o Buenos Aires (011), que son los prefijos donde más se reiteran los cuentos del tío.



En diálogo con el programa «Toco Madera» de radio Noticias de Viedma, la funcionaria dijo que la mayoría de los llamados con finalidad de estafa, se realizan desde Buenos Aires y Córdoba.

La modalidad de los delincuentes es similar, aseguran ser empleados de Anses o de bancos y así solicitan datos personales y bancarios de quienes reciben las llamadas. Desde la Anses y también los bancos, aseguran que ninguno de sus operadores solicitan ese tipo de datos vía telefónica.

Carrizo explicó que si bien la mayoría de las denuncias por este tipo de llamados se han recibido en Viedma y que los llamados son al azar, se han producido en otras ciudades.

Un dato a resaltar es que los datos personales que aparecen en sitios como Facebook, permiten a los estafadores llegar a sus víctimas con más facilidad.

«No existe ningún gestor ni ninguna persona que te pida tus datos, todo se hace online, así que ante cualquier duda no hay que atender y preguntar directamente en Anses» señaló Carrizo.

También advirtió que ningún agente de salud puede ir al domicilio de una persona sin el acompañamiento de un policía, habida cuenta de delincuentes que se hacen pasar por médicos para entrar a los hogares.

Recomendaciones

Se debe prestar atención a datos tales como: Para acceder al bono de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), absolutamente nadie debe solicitar datos personales y de accesos a home banking, aún cuando aseguran ser personal de Anses.

Por este motivo, no se deben informar claves de acceso de cajeros y home banking, no hay que brindar datos confidenciales ni claves a través de llamados telefónicos o mensajes de texto y además no hay que proporcionar los números de la tarjeta de crédito o débito mediante llamados telefónicos ni emails.

Tampoco se debe enviar dinero ni dar información ante un pedido ni pagar por adelantado a cambio de una promesa.

Ante la duda siempre cortar la comunicación en las llamadas telefónicas, o no ingresar a links ni responder el email en caso de correos electrónicos engañosos.

Fuente: ANR