ATE paró ante una eventual reunificación de las oficinas patagónicas de PAMI

La Asociación Trabajadores del Estado protestó por segunda semana consecutiva en los organismos nacionales en Río Negro, para que sea anulado el decreto 778 del expresidente Mauricio Macri, que entroniza por cinco años a la Alta Dirección del Estado. En PAMI, además, realizó un paro ante la eventual reunificación de las unidades de gestión en la Patagonia.

“Elegimos protestar en PAMI porque es símbolo del vaciamiento neoliberal y de una conducción de años ajena al organismo. Es hora de empoderarnos y que el instituto sea dirigido por trabajadores de carrera”, señaló Rodrigo Vicente, secretario general de ATE.



El dirigente informó además que entre los trabajadores de PAMI hay preocupación respecto al posible regreso de una regionalización de las unidades de gestión patagónicas.

“Nosotros no vamos a permitir una nueva intervención en PAMI y que se regionalice la oficina de Río Negro”, aclaró Vicente. “No queremos más funcionarios políticos que lleguen al organismo como paraicaidistas”.

Vicente recordó los graves problemas que ocasionó la unificación de la atención de Río Negro y Neuquén en la ciudad del valle: jubilados rionegrinos debieron cambiar sus prestadores y viajar kilómetros, al igual que trabajadores; y el organismo resignó un edificio propio y tuvo que alquilar otro.

El sindicato reclamó también el pliego histórico de pase a planta permanente, fin de los contratos basura y 82% móvil para jubilados.

Esta es la segunda semana de protestas en los organismos nacionales. En la anterior hubo una concentración en las oficinas norpatagónicas de SENASA en Roca.

ATE advirtió que la conflictividad continuará: la semana que viene está prevista una nueva jornada de lucha, en este caso, en las oficinas de ANSES.