El engaño tuvo como víctima a un santafesino que pretendía comprar una camioneta. Viajó con el dinero hasta la región pero se fue sin el vehículo.



Lo estafaron por 360 mil pesos con una camioneta Toyota Hilux, modelo 2017, que nunca le entregaron y luego siguieron ofreciendo a otras personas en una serie de publicaciones virtuales de compraventa de automotores. El sospechoso es un neuquino de la comunidad gitana. Ya fue identificado por la Policía y el viernes se presentó en la fiscalía cipoleña para designar a un abogado.

El damnificado es un hombre de Rosario (Santa Fe) que recorrió más de mil kilómetros, junto con su mujer y su bebé, a bordo de un micro. El plan inicial era desembarcar en Neuquén, pero en el trayecto, el sospechoso y sus cómplices se comunicaron telefónicamente con la víctima para pedirle que se bajara en la terminal de Cipolletti.

Una vez en la ciudad, la víctima entregó 360 mil pesos como parte de pago y tenía la opción de abonar el saldo en cuotas. Para esto, ya había averiguado el estado de dominio del rodado, sabía a nombre de quién estaba y que no registraba deuda alguna. Hasta ahí, todo parecía lícito y seguro.

Luego, se trasladaron hasta un domicilio que funcionaba como una especie de concesionaria “casera”, en el que la víctima recordó que exhibían otras camionetas cubiertas con nylon. También contaban con los servicios de una falsa gestora que supuestamente se encargaba de todos los papeles.

Como parte de la simulación, le pidieron todos sus datos, firmaron el formulario 08 y la mujer le dijo que llevaría todos los papeles al Registro del Automotor. En el interín, el damnificado se ocupó de comprar en un comercio las defensas, los estribos, el protector plástico y otros elementos para la camioneta que nunca le entregaron.

Al final, le dijeron que no habían podido consumar la transferencia del rodado porque, si bien habían ubicado al titular, faltaba que imprimiera el formulario CETA. Todo un vil engaño. El damnificado se dio cuenta entonces que algo raro estaba pasando.

El presunto gitano estafador le firmó un pagaré y le prometió que le llevaría la camioneta la semana siguiente, algo que nunca ocurrió. De hecho, el damnificado luego pudo rastrear que ofrecían la misma Toyota en otras ciudades del interior del país y, de esta manera, comprobó que seguían utilizando el rodado para estafar a otras personas.