web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Estafan a jubilados a través de la reparación histórica

Así lo advirtió la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos relativos a la Seguridad Social. Eugenio Semino, de la Defensoría de la Tercera Edad, dijo que se trata de «falsos gestores que les prometen al fin solucionar el trámite».



Alertan por una creciente modalidad de estafa a jubilados, donde los delincuentes los llaman por teléfono haciéndose pasar por empleados de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y les prometen destrabar el trámite de la reparación histórica, para luego quitarles sus ahorros mediante una transferencia bancaria.

Desde la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos relativos a la Seguridad Social (UFISES) revelaron que ya se totalizaron 106 casos en todo el país, de los cuales 24 terminaron en la Justicia.

«Está cercano el vencimiento de los plazos, que es a mediados de junio, entonces este tipo de hechos recrudecen, lamentablemente», afirmó en diálogo con este medio Eugenio Semino, titular de la Defensoría de la Tercera Edad.

Frente a este panorama, el fiscal Gabriel González Da Silva, titular de la UFISES, solicitó a la Justicia Federal que investigue este tipo de estafas telefónicas en diferentes ciudades de todo el país a jubilados, pensionados y sus familiares o apoderados.

Semino precisó que «la estafa sobre los jubilados va mutando permanentemente» y consideró que, en este caso, «está propiciado porque hay muchos a los que todavía no les llegó la propuesta o no le rehabilitaron la reparación histórica por falta de homologación o porque aceptaron tardíamente».

«Entonces, aparecen supuestos gestores que les van a arreglar el tema. Son delincuentes que están pendientes de toda situación y se aprovechan de la incertidumbre», resaltó el defensor de la Tercera Edad y puntualizó: «En general hacen una inteligencia previa. Los datos personales de los jubilados están todos en Internet y, teniendo los datos de alguno, van probando. Después se la juegan a ver quién cae».

Esto coincide con lo publicado por el portal Fiscales.gob.ar, desde donde advirtieron que los sospechosos se hacían pasar por empleados de ANSeS para gestionar el beneficio del programa, para lo cual contaban con información personal de difícil acceso de los damnificados.



«Cuando la víctima accedía a realizar el trámite, el supuesto agente de la ANSeS le solicitaba efectuar una transferencia a una cuenta bancaria que le proveía, con la excusa de que así podría cobrar el saldo a su favor. Así fue como muchas de las víctimas efectuaron el pago con el dinero que tenían en sus cuentas o mediante la solicitud de préstamos bancarios y, en algunos casos, fueron desapoderadas de sus ahorros», detallaron en la web sobre los 106 casos registrados a lo largo y a lo ancho de la Argentina.

Por su parte, Semino explicó que «a veces el delito se da en el mismo seno familiar y el victimario es un apoderado o alguien que lo cuida». En estos casos, hay dos variables: la primera es que los jubilados intentan minimizar los hechos; la segunda es que existe una relación de poder.

«Tienden a no denunciar porque está relacionado a quien supone que lo cuida y en muchos casos es su única forma de protección en el mundo», expresó el especialista, quien agregó que «hubo hasta apoderamiento de bienes inmuebles».

Por último, instó a los adultos mayores a asesorarse ante cualquier duda. «Hay que acudir a una persona de real confianza, ANSeS u organismos como el nuestro. Desde la Defensoría de la Tercera edad tenemos incluida una terminal de ANSeS. Hay que evitar estos falsos brujos, porque es como ir al curandero.

Fuente: Diario Popular