web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

La memoria del pueblo no se acalla, ni se quiebra*

El Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro, respalda a compañeros y compañeras de Ingeniero Huergo, que desde hace años trabajan en pos de la Memoria, por Verdad y Justicia. Repudia la actitud destructiva de grupos intolerantes que se esconden tras el anonimato, con el objetivo de acallar las voces del pasado y del presente.



Como ocurrió en el país y en muchas ciudades de Río Negro, el 24 de marzo, se realizó un acto en Ing Huergo, para rendir homenaje a Jorge Muneta y su madre Cándida García, oriundos de la localidad, víctimas del terrorismo de estado, en representación de 30.000 compañeros/as detenidos/as desaparecido/as.

En ese acto, se colocó un cartel conmemorativo, en inmediaciones del ferrocarril, espacio destinado al “Paseo del Nunca Más”, establecido por Ordenanza 544/11. Lamentablemente, apenas 12 horas después, manos anónimas lo destruyeron.

Desde el Observatorio, sabemos de la existencia de grupos negacionistas, que siguen intentando borrar la historia, para justificar lo injustificable, mientras apoyan el autoritarismo, el elitismo, la impunidad, las actuaciones ocultas y la violencia institucional; desde la perspectiva neoliberal de la existencia de personas descartables.

A estos resabios de la crueldad, logramos oponer la convicción del pueblo de no volver al pasado, en un camino trazado por la resistencia incansable de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que nos enseñaron a sembrar en las nuevas generaciones los ideales de una sociedad más justa y equitativa, en la que no se acepta la crueldad, la tortura, la desaparición forzada, ni ninguna otra forma de violación del derecho a la vida.

En este marco, requerimos a las autoridades municipales que reparen el daño provocado por quienes no aceptan vivir en democracia, haciendo cumplir la Ordenanza vigente. Como también, a que desde la justicia se realice la investigación correspondiente, para saber quiénes fueron los responsables de esta ofensa a la comunidad de Ingeniero Huergo en su conjunto.

Tenemos la convicción que, comprometerse con la reparación, no solo será respetar la memoria de Jorge y Cándida, sino también respetar la voluntad de las y los jóvenes que impulsaron este homenaje, porque es a quienes les debemos una sociedad más justa, más democrática y respetuosa de la diversidad de pensamiento.

*Texto de opinión: Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro