web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

La Universidad Pública también se defiende con el canto

El Coro Universitario cumple 38 años y festejará cantando ‘En Defensa de la Universidad Pública’. Realizará cuatro presentaciones en distintos espacios de Neuquén y Cipolletti, junto a la cuerda de tambores ‘Batucada cosa é negro’. El director del Coro de la Universidad Nacional del Comahue, maestro Daniel Costanza, destacó la necesidad desde el Coro de contribuir a la defensa de la Universidad Pública y de expresarse ante “la grave situación que atraviesa nuestro país”.

 

Las presentaciones serán el viernes 9 de noviembre en la Legislatura de la provincia de Neuquén, el sábado 10 en la emblemática Casa Peuser de Cipolletti, el viernes 17 de noviembre en el gimnasio ‘El Escondido de la UNCo’ y el sábado 18 en el Anfiteatro El Gato Negro de Neuquén. La entrada será libre y gratuita y está organizada por el Coro Universitario y la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional del Comahue.

El espectáculo incluye en su repertorio “Serenata para la tierra de uno” y “Juan poquito” de Maria E. Walsh; la milonga “Jacinto Chiclana” de Borges y Piazzolla; “Canto en la rama” y “Panambí Jovhé” del Aca Seca Trío; la tradicional “Chacarera Santiagueña”; “A pesar de vocé” de Chico Buarque; “Mucha Mano” Creación colectiva de Cosa é negro y “Qué bloco é esse?” de Ilê Aiyê.

Para el Coro Universitario, que acaba de cumplir 38 años de existencia, este es un año especial. Luego de 20 años dejan la Casa del Coro de calle Independencia. Desde 1998 la Universidad alquiló ese lugar para que el Coro desarrolle su actividad. “Hermoso y muy querido espacio que junto con la Asociación Cooperadora Amigos del Coro del Comahue convertimos en sala de ensayo y sala de numerosos conciertos y festejos que han quedado en el recuerdo de todos los artistas y del público que ha participado”, expresó el maestro Costanza.

Desde 1999, la Casa del Coro se destinó a los ensayos semanales de las agrupaciones corales dependientes de la Secretaría de Extensión Universitaria, a muestras internas, clases de canto, talleres de iniciación al canto coral, ensayos de diversos grupos teatrales y de danza contemporánea de nuestra ciudad. Sin duda, un espacio cultural que brindó albergue a variadas expresiones artísticas de alta calidad en estos 20 años de existencia.

“Sólo atenúa la tristeza de dejar este querido espacio el saber que contamos con un terreno propio dentro del campus universitario para construir allí nuestra Casa del Coro, tal como aprobó por unanimidad en el mes de septiembre pasado el Consejo Superior. Un anhelo de muchos años que finalmente se concreta formalmente y que nos coloca ante un nuevo reto que nos ocupará el año próximo. Esperamos que nos acompañen y apoyen dentro de sus posibilidades. Iniciar una obra de esta envergadura en los tiempos que corren no es tarea sencilla, pero para el Coro Universitario afrontar nuevos desafíos artísticos, institucionales y ahora constructivos ha sido una constante y nos alegra y enorgullece poder avanzar en la consolidación de los procesos de difusión de la cultura, tal como establece nuestro estatuto universitario”, manifestó el director del Coro Universitario.

El Coro fue creado en 1980 y se designó como primer director al maestro Jorge Fontenla. El 1 de julio de 1983 Daniel Costanza se incorporó como entrenador vocal. “Vine con la intención de hacer una experiencia por un año para trabajar en la preparación vocal del coro y la asistencia de dirección, pero con el correr del tiempo, como Fontenla tenía muchos compromisos dentro y fuera del país, llegó un momento que había que dar un concierto en el Aula Magna y no me quedó otra que subirme y tomar la batuta”, recordó Costanza. El actual director del Coro se había formado en la Universidad de San Juan y en el Instituto del Teatro Colón, como cantante, participando en distintos coros. “A partir de ese momento empecé a formarme como director coral, participé de los famosos cursos del Camping Musical de Bariloche, de cursos de la Fundación Antorchas de Buenos Aires, y en el año ’94 tuve la oportunidad de poder estudiar en Polonia y en Suecia”, explicó Costanza.

En los 38 años de historia, han pasado por el Coro más de 1.000 personas, llegando a tener formaciones de 120 coreutas. Costanza, con algunos intérvalos, ha estado ligado al Coro Universitario por más de 35 años, siendo un verdadero emblema de esta formación musical. El define al Coro como “un instrumento vivo, que se va renovando”. En esa vida y en esa renovación, el Coro de la Universidad del Comahue invita a la comunidad a ser parte de esa historia y de la defensa de la Universidad Pública, participando en alguno de estos cuatro conciertos.