A través de un comunicado, el Grupo de Madres y Padres de estudiantes que asisten al Centro de Educación Técnica N° 1 de General Roca expresó su preocupación por la demora en la ejecución de refacciones ordenadas por la Justicia rionegrina en el establecimiento.

A continuación, se transcribe el comunicado.

«Queremos hacer de público conocimiento, que las refacciones acordadas por la justicia ante el amparo presentado por la falta de seguridad y condiciones acordes del establecimiento, no se están realizando o son de mínima ejecución.

Recordamos que mediante un peritaje, se descubrieron un gran listado de problemas enumeradas en la resolución del amparo, que a la fecha siguen sin resolverse. Por estos motivos continuaremos acudiendo a la justicia para que se sanciones al Ministerio de Educación y Derechos Humanos ante el incumplimiento detectado.

Sabemos que hay muchos edificios escolares en pésimas condiciones en toda la provincia, pero ni al Ministerio ni a los organismos de control, llámese Fiscalía de Estado, les importan.

Las políticas públicas pasan a un décimo plano ante las “emergencia declarada” por Ley, que sabemos, tampoco se respeta en cuanto a la disminución de gastos se refiere.

Continúan las contrataciones de nuevos empleados, pases o ingresos a media planta o a planta permanente. Viáticos pagados por diferentes fondos que se exceden en monto y días regulados por dicha Ley, todos gastos pagados con dinero público, nadie controla nada, todos lo sabemos.

Nosotros como padres si lo hacemos. Controlamos, porque somos parte de las comunidades educativas y exigimos nuevamente se respeten los derechos de niños, adolescentes y de todos aquellos que hacen uso de las instituciones públicas, las cuales deben estar en buenas condiciones edilicias y contar con las correspondientes asignaciones de fondos o partidas presupuestarias que obviamente están establecidas.

Aunque no nos atiendan el teléfono o ignoren las solicitudes de reuniones que prácticamente son rogadas de nuestra parte y prometidas para salir del paso, seguiremos insistiendo y exigiendo que cumplan con sus funciones publicas por las que la comunidad les paga.»