Compartir Nota

La subsecretaria de Protección Civil de Bariloche, Patricia Díaz, participó de un encuentro en el Paso Internacional Cardenal Samoré, junto a referentes de entidades de ambos países. Se busca optimizar la coordinación de medidas ante posibles erupciones.

Se realizó esta semana una mesa de trabajo de la que participaron diversas entidades gubernamentales de Argentina y Chile —específicamente de la región patagónica—. El objetivo es aunar protocolos de actuación ante eventuales emergencias volcánicas como la ocurrida en 2011 con la erupción del Cordón Caulle-Puyehue.

Patricia Díaz, subsecretaria de Protección Civil de la Municipalidad de Bariloche, fue parte del encuentro junto al gobernador de Osorno Daniel Lilayú, el director de la ONEMI en Los Lagos Alejandro Vergés, el coordinador del paso fronterizo Germán Vidal, y autoridades de las aduanas argentina y chilena, Gendarmería Nacional Argentina, Migraciones y Vialidad, entre otras. Además, estuvieron presentes el secretario de Seguridad de Villa la Angostura y el director de Protección Civil de esa localidad, Marcos Arretche.

 

“Desde la coordinación del lado chileno del paso se presentó el plan de contingencia ante caída de ceniza volcánica, los planes de evacuación y cómo se haría la conexión con el lado argentino —explicó Díaz—, y a partir de allí se establecieron protocolos de actuación entre Gendarmería Argentina y la aduana chilena”.

La titular de Protección Civil señaló que estos planes de contingencia prevén diversos factores de coordinación: “Es un trabajo preventivo que se realiza dentro de una organizacion preestablecida y no estar improvisando en el momento si ocurre algo”.

Además, señaló que varias veces en la extensa reunión se mencionó a modo de ejemplo “el trabajo que estamos llevando adelante desde Protección Civil de Bariloche con ONEMI Región de los Lagos, e incluso lo referenció el mismo gobernador de Osorno, que está al tanto de todo esto”.

Díaz valoró la reunión como “muy positiva”, y adelantó que en breve se realizará “una prueba de comunicaciones, una suerte de simulacro radial, del que vamos a participar también”. El objetivo de estas mesas de trabajo es “ver cómo nos conectamos en situaciones más complejas y afianzar los planes de contingencia que tenemos en común, probando un trabajo que se viene realizando pensado en la preparación”.