Compartir Nota

Será el 27 de julio, día en el que Marte se encontrará muy cerca de la Tierra. En simultáneo, la Luna llena estará inmersa en el cono de sombra que la Tierra proyecta al espacio atravesando un eclipse total.

Al atardecer del próximo 27 de julio millares de curiosos, astrónomos y aficionados fijarán sus ojos en el cielo del Sureste para intentar apreciar, a ojo desnudo o con instrumentos ópticos, dos espectaculares eventos astronómicos que son de enorme importancia por no ser tan habituales, pero que además, tienen el valor agregado de que ocurrirán simultáneamente en el tiempo, y por si ésto fuera poco, sucederán también en una misma región del firmamento.

Al respecto Martín Fernández, que desde hace años se desempeña en la dirección del Planetario de San Luis, detalló: “El viernes 27 de julio el planeta Marte se encontrará en el espacio muy cerca de la Tierra a una distancia que será menor a los 60 millones de kilómetros y un acercamiento tan pronunciado -agregó- ésta en el orden de lo extraordinario ya que el último ocurrió en el año 2003 y el próximo podrá verse en el 2035, es decir recién dentro de 17 años”.

“Por si ello fuera poco -finalizó – éste gran acercamiento marciano, que a simple vista permitirá ver al planeta con su característico color rojo excesivamente brillante, ocurrirá en el mismo sector del cielo donde, en simultáneo, la Luna llena estará inmersa en el cono de sombra que la Tierra proyecta al espacio atravesando un eclipse total con las tenues estrellas de Capricornio como telón de fondo. Una serie de hechos juntos que difícilmente se repetirán en la vida de los seres humanos actuales”.

Por su parte Julián Akira, que opera los instrumentos ópticos en las actividades científico recreativas del Planetario de San Luis, destacó que con telescopios de aficionados se podrán ver detalles de la superficie de Marte que normalmente son complicados como sus casquetes polares y, en el caso de la Luna, podrán verse sus características planicies, cráteres y cadenas montañosas.