web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Las Ovejas: Testigo del doble femicidio abandonó el pueblo y teme por su vida

Estéfani de la Costa es la testigo clave que vio cuando Lorenzo Muñoz asesinaba a puñaladas a Valentina y Karina aquel mediodía del 22 de febrero en Las Ovejas. Ella lo conocía de toda a la vida, por eso le fue fácil identificarlo. Tras cruzar miradas con el femicida, ella salió corriendo a pedir ayuda. La joven mamá brindó su testimonio a la Policía y a la Justicia y gracias a ello, saben que Muñoz es el asesino.

Pero lo grave de todo esto es que en vez de garantizarle seguridad, el Estado la desprotegió, por lo que Estéfani abandonó Las Ovejas ya que teme por su vida y la de sus hijos.

A 21 días del doble femicidio y con Muñoz burlándose de toda la Policía, estremece escuchar el testimonio Estéfani, quien reza para que cacen al asesino y así volver al pueblo donde nació y se crió para recuperar su vida familiar.

Ese viernes que nos vimos en Las Ovejas (al otro día del crimen) me fui de ahí. El miedo a que le haga algo a mis hijos o a mí hizo que me vaya de Las Ovejas”, contó la joven a LMN.  Estéfani es consciente de lo que vivió pero el Estado vuelve a cometer el mismo error que permitió el doble femicidio: subestimar la situación.  “¿Por qué no me brindó ayuda la Justicia, el Gobierno ni de nadie? A mí Muñoz me podría haber matado y nadie se enteraba. ¿Por qué nadie me pregunta ni cómo estoy? No puedo dormir pensando que soy la única que pudo decir que fue él y lo enfadado que debe estar conmigo”, aseveró la testigo.  

“Nunca estuve ni estoy con custodia. Debieron brindármela pero van 20 días y nadie me ayudó. Me fui por miedo, por sentido común, por proteger a mis hijos y mi vida como desde el momento en que corrí al ver cómo las mataba”, recalcó con fuerza.

“Mi vida está allá, mi hija quiere volver a la escuela pero yo, mientras no lo encuentren, no puedo volver. Con sólo pensar que hay hermanas y cuñados de Muñoz que le brindaron ayuda y que andan como si nada en el pueblo, no puedo. Si fueron capaces de ayudar a esa bestia, pueden ser capaces de cualquier cosa”, afirmó la joven.

 “Nadie me preguntó si necesitaba algo, no hablo de dinero porque tengo mi sueldo y con eso estoy tirando. Pero por lo menos demostrar que hice algo bien y que se preocupan por mí. Sólo espero que no cese la búsqueda”, concluyó.

Fuente: minutoneuquen.com