web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Convergencia Universitaria presentó sus candidatos y propuestas

Compartir Nota

Convergencia Universitaria presentó a sus candidatos a rector y vice para gobernar la UNCo en los próximos cuatro años, el licenciado Gustavo Crisafulli y la doctora Adriana Caballero, y también dio a conocer los principales lineamientos de su plataforma de trabajo.

Según manifestaron , la plataforma tendrá anuncios como la reestructuración y jerarquización de las carreras docentes y no docentes, la revisión de los planes de estudio que permitan un enlace más estrecho entre la formación académica y la participación en proyectos de investigación y extensión y el envio al Consejo Superior de un proyecto que permita acreditar las carreras de grado ante la Comisión Nacional de Acreditación y Evaluación. La fórmula coincidió en su compromiso por la defensa de una Universidad pública, gratuita, con acceso irrestricto e inclusiva y, a la vez, con excelencia académica y fuerte vínculo con la comunidad a través de sus actividades de investigación y transferencia.

 

Crisafulli hizo hincapié en fortalecer los lazos entre la Universidad y la sociedad. “La Universidad es el lugar donde todos los ciudadanos, todos los colectivos sociales, culturales y políticos tienen un lugar porque la Universidad es la casa del pueblo, nosotros creemos que la Universidad es una construcción de todos, una construcción democrática”, afirmó. Esto lo impulsó a “armar un frente lo más amplio posible para que en la unidad y en la diversidad podamos construir entre todos una mejor Universidad”.

Sobre el nuevo espacio político que encabeza junto a la doctora Caballero, Crisafulli dijo que “Convergencia Universitaria es una confluencia de sectores, los que hemos gobernado los últimos cuatro años la Universidad y al que se han sumado otros sectores de la vida política y académica, con los que no estábamos juntos al principio del camino, pero que en estos cuatro complicados pero productivos años hemos ido construyendo acuerdos en torno a la visión que tenemos de nuestra Universidad, al carácter democrático que debe tener la vida política, al rechazo de las prácticas violentas que hemos sufrido este tiempo”.

“Generamos un espacio político basado en un compromiso filosófico básico que es la defensa de la Universidad y del sistema científico y tecnológico nacional, que hoy están puestos en tela de juicio, creemos en este espacio que hemos constituido que la mejor defensa de la Universidad pública y del sistema tecnológico es hacerlos que funcionen cada vez mejor aún en los contextos más adversos, esta fue una convicción que nos unió muy firmemente con Adriana Caballero, que en sus 30 años de trayectoria expresa claramente eso, esa convicción por la formación de recursos humanos como camino fundamental para lograr una Universidad cada vez mejor y su pensamiento de que el conocimiento científico sólo tiene sentido cuando puede ser transferido a la comunidad y nos puede ayudar a todos los ciudadanos de este país, que con su esfuerzo sostienen la Universidad pública y nuestro sistema científico a través del pago de inequitativos impuestos”, sostuvo el actual rector.

“Nuestras aspiraciones están en el mandato fundacional de la Universidad, la UNCo debe ser un pilar para el desarrollo social, cultural y productivo de la región, esto es lo que la Universidad del Comahue está haciendo, pero lo tenemos que hacer cada vez mejor”, expresó Crisafulli.

Por su parte, Adriana Caballero señaló que comparten con Crisafulli “la mirada de la Universidad pública, la Universidad gratuita, la Universidad sin restricciones para el ingreso” y sostienen que “la educación pública, y en particular la educación universitaria, es la herramienta estratégica que tiene la sociedad para tener un desarrollo social como todos los argentinos nos merecemos, un país que pretenda tener soberanía, que pretenda que todos sus ciudadanos tengan acceso a cuestiones básicas como la salud, educación y justicia”.

Caballero afirmó que “la Universidad pública, a diferencia de otras instituciones educativas, tiene una actividad distintiva que es la generación de conocimientos y que la generación de conocimientos no sólo es poder, que permite empoderarse a un país, sino que es una actividad que permite encabalgar sobre ella la formación de recursos humanos, la carrera docente a la que hay que dotarla de un contenido académico-científico para poder garantizar en los próximos años la continuidad de esta Universidad pública, porque si no tenemos recursos humanos formados no tenemos continuidad en el tiempo”.

Destacó la importancia de “la transferencia tecnológica, la transferencia al sector productivo, la transferencia en el ámbito social y también la transferencia académica en el desarrollo de los posgrados, no sólo académicos sino también posgrados profesionales para seguir calificándolos para el desarrollo de sus actividades”.

En un mensaje a los estudiantes, expresó que “el compromiso es poner al frente de las aulas los mejores docentes, garantizar su formación, un ingreso irrestricto, gratuito y tratar de gestionar en todos los órdenes posibles otros recursos para que puedan permanecer en las aulas, recursos para becas, comedores estudiantiles y residencias universitarias”.

Crisafulli reconoció que “los últimos dos años han sido particularmente muy difíciles porque nos tocó un cambio de administración nacional que significó un cambio profundo de las políticas económicas, de las políticas científicas y de las políticas educativas”. Pese a estas dificultades dijo que “el balance es muy bueno, en infraestructura edilicia en cuatro años hemos construido más metros cuadrados que en los ocho años anteriores, estamos terminando una facultad nueva, la Facultad de Informática, después de décadas estamos construyendo aulas en el campus de Neuquén, en el campus de Cipolletti y en el Centro Regional de Bariloche, hemos hecho un trabajo invisible pero fundamental de reconstrucción de las redes en el campus de Neuquén, de gas, electricidad y de agua, gracias al esfuerzo de todos, especialmente de los no docentes, que pasaron un invierno sin gas, lo agradezco profundamente porque es la vocación de servir a esta institución para servir al pueblo argentino, hemos dado conectividad a toda la Universidad, cuando asumimos la señal de internet era intermitente”. Consideró que todas estas obras básicas permiten tener una plataforma sólida para desarrollar la Universidad en los próximos cuatro años.

El rector resaltó que en los últimos cuatro años se han regularizado 1.600 cargos docentes, cumpliendo así con uno de los compromisos de la anterior campaña. Sostuvo también que “en la próxima gestión de la Universidad se necesita una renovación académica profunda, que va desde la revisión de nuestra oferta académica, nuestra gestión de los planes de estudio, la evaluación permanente de nuestros planes de estudio, también tenemos una deuda con la acreditación de nuestras carreras de grado, apenas asumimos hicimos un intento para que el Consejo Superior suspendiera la suspensión de la acreditación y tuvimos una feroz resistencia de algunos sectores de la vida política de la Universidad que creo que pasaron una barrera en su grado de violencia, decidí dejar esto para el futuro y creo que el futuro ya llegó, la próxima gestión tiene que afrontar con calidad y dedicación los procesos de acreditación de las carreras de grado”.

 

También se refirió a modernizar en la paritaria con el gremio no docente APUNC el convenio colectivo de trabajo y avanzar en el proceso de capacitación del personal de la Universidad. “Los compañeros no docentes tienen que tener los mismos derechos que los docentes para el despliegue de toda su carrera y su capacitación permanente, de manera que acompañen en los nuevos desafíos a la Universidad”, expresó.

En cuanto al claustro estudiantil, Crisafulli evaluó que es necesario enlazarla formación académica con la investigación y extensión, impulsando que a partir de segundo año, que todos los estudiantes, voluntariamente, puedan devolver a la sociedad por lo menos 10 horas por cuatrimestre en proyectos comunitarios.

Finalmente, concluyó que “el gran capital de esta Universidad y que muchas veces lo vivimos como una dificultad, es su dispersión geográfica, el hecho de que esté asentada en diez ciudades de las provincias de Neuquén y Río Negro es nuestro principal capital para intervenir en los problemas de la sociedad, el mejor laboratorio para nuestros programas de investigación y el mejor lugar para formar a nuestros estudiantes, no sólo como profesionales sino como ciudadanos que contribuyan a una sociedad mejor, la Universidad tiene que salir de sus muros para ser Universidad”.