web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Cipolletti: Denunció que le ofreció trabajo, la drogó y violó

Compartir Nota

Una joven cipoleña denunció que un vecino le ofreció trabajo y, una vez dentro de su casa, la drogó y abusó de ella.

La víctima es una joven de 19 años que fue intervenida en el hospital Pedro Moguillansky. Hasta allí concurrió la fiscal penal Eugenia Vallejos para entrevistarla y formalizar la denuncia penal que sindica al taxista. Cuando la joven pudo volver a su casa, accedió a una conversación telefónica con LM Cipolletti y denunció que la tarde del martes el violador le dijo que pasara por su casa porque tenía un trabajo que ofrecerle. El hombre vive a la vuelta.

“Lo conozco porque es mi vecino. Él sabía que necesitaba trabajar y me dijo si quería limpiar su casa. Fui por eso y me ofreció una cerveza. Yo acepté, y capaz que ese fue mi error, porque me levanté al otro día, a las once de la mañana, con el tipo encima mío”, relató la víctima.

Ella comentó que se encontraba desnuda, no recordaba nada de lo que había pasado ni entendía qué hacía ahí, y que tenía un golpe en la cabeza que antes no tenía. “No supe cómo reaccionar, estaba mareada. Agarré mis cosas y me fui”, contó.

En su ausencia, su madre habría concurrido a una comisaría a realizar una exposición preocupada porque no aparecía. “Nosotros vimos cómo llegó a su casa, se chocaba las paredes, estaba asustada, perdida”, dijo su tía, también consultada por LM Cipolletti.

 

El miércoles concurrió al hospital para hacer los estudios de rigor, mientras que el sospechoso se encontraba otra vez trabajando arriba de un taxi. Su tía no pudo tolerar esta situación, que ni siquiera fuese demorado por la Policía y rompió el silencio indignada. “¿Cómo puede ser que no esté detenido?”, se preguntó. Y su sobrina sostuvo: “Lo que me pasó a mí le puede pasar a cualquiera, este pibe está suelto y vive a la vuelta de mi casa, pero ni la Policía ni la Justicia me dan bola”.

Ella cree que su agresor la drogó y luego abusó sexualmente de ella. Eso fue lo que denunció. “Me están haciendo análisis y secuestraron mi ropa”, dijo la joven. Mientras tanto, se encuentra en su casa y confiesa que le da “pánico” salir. “Pido justicia, quiero que se haga algo. Este tipo no puede seguir libre, vive a la vuelta de mi casa”, cerró.

Fuentes judiciales confirmaron que la Fiscalía investiga un presunto abuso sexual, pero advirtieron que del examen médico que le realizaron a la víctima todavía no surge que haya lesiones en su cuerpo compatibles con un ataque. De todas maneras, la investigación transita sus primeros pasos y hay prueba que reunir en torno a la causa, como peritar la ropa secuestrada y esperar los resultados de los hisopados.

Fuente: LM Cipolletti