web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Crisis energética local | Mario Álvarez*

Compartir Nota

Instalaciones obsoletas. Años y años sin invertir lo necesario. Promesas incumplidas. Sordas disputas entre Nación y Provincia. Entre Edersa y Transcomahue. Falta de planificación provincial. Daños colaterales de todo tipo. Explicaciones tardías que no alcanzan.
El Municipio local tiene que desandar su propio camino, en tanto ostenta capacidad económica suficiente (con un presupuesto anual de casi 1000 millones de pesos) como para prevenir y evitar tantos agobios ciudadanos (parálisis total de la ciudad con todas las implicancias del caso; severos perjuicios económicos para el comercio y la industria; lugares públicos a oscuras, como la Terminal de Omnibus, etc etc.), disponiendo urgentes medidas que resguarden a los vecinos de los desaciertos provinciales y nacionales.
Un transformador con capacidad suficiente para optimizar el servicio, tiene un costo de casi 20 millones de pesos.
Poca plata, comparable con los daños que evita.
Acordada su instalación y puesta en funcionamiento, siempre le quedará a la Intendencia el recurso de recuperar la inversión, absteniéndose -por ejemplo- de pagar sus propios consumos.
No intento quitarle responsabilidad a los gobiernos (provincial y nacional) ni a las empresas comprometidas, obviamente, pero una cosa es segura: en lo inmediato, los roquenses dejarán de ser rehenes de una larga historia que parece no tener fin, y que un recurso de amparo no va a resolver en lo inmediato.

*Mario Alvarez – Concejal Vecinalista General Roca