Compartir Nota

El desfile de murgas y comparsas atrajo a cientos de personas que coparon la calle Mitre. En el Centro Cívico hubo baile, canto y un espectáculo final a cargo de Mandale Cumbia.


 

El cierre del Carnaval reunió a una gran cantidad de público que acudió a disfrutar del colorido marco que aportaron más de una docena de agrupaciones barriales.

Al caer de la tarde del martes el sonido de los tambores aplacó la espera de las familias enteras que aguardaron el paso de murgas y comparsas.

La agrupación Yastamasic fue la encargada de abrirse paso por calle Mitre. Las demás guardaron espacio suficiente para no confundir cada presentación a lo largo de las cinco cuadras previas al Centro Cívico.

El secretario de Desarrollo Social, Cultura y Deporte, Carlos Sánchez, destacó “la gran respuesta de los vecinos que se acercaron hasta la calle Mitre” , y dijo que los festejos dejaron un saldo “más que positivo” .

Sánchez explicó que durante cuatro días las agrupaciones pudieron mostrar el resultado de un año de trabajo, además de recaudar fondos para seguir mejorando.

“Todos entendieron que era un festejo familiar”, remarcó sobre una nueva edición del Carnaval sin alcohol.

Las actividades continuaron hacia la noche con las presentaciones en la plaza del Centro Cívico. Allí cada agrupación aportó color y alegría antes de dar paso a Mandale Cumbia, la banda local a cargo del cierre del espectáculo.

Sánchez agradeció a la Comisión de Murgas y Comparsas “por haber demostrado que se puede organizar un Carnaval que hizo participar a todos los barilochenses”.

¿Quiénes participaron?

Comparsa Amancay, murga Callejeros Quiemel Kan, comparsa Alfa, La Negra Murguera, murga Mugra Zugra, batucada Emaus, murga Antu Ruca, comparsa Yastamasic, murga Herederos de Kazó, comparsa Las Quintas, candombe El Chiflete, murga del Tomate, murga Salto de Alegría, y comparsa Los Chocolatitos.