Compartir Nota

Una mujer de 51 años consumió 30 latas de Coca-Cola durante 20 años y relató los efectos que le provocó en su salud y en su bolsillo, ya que gastó un total de 69.000 dólares, según informó Mirror.

Donna Gunner, de Somerset, Reino Unido, contó que al levantarse lo primero en lo que pensaba era en tomar una lata de gaseosa.

La mujer ingería 1 kg de azúcar, equivalente a 4.170 calorías al día. Además de engordar varios talles, su adición le generó diabetes tipo II y serios problemas con la presión.

Por otra parte, le costó mucho abandonar el consumo. Según admitió al diario, “era totalmente adicta” y debió soportar un “síndrome de abstinencia” cuando trató de dejar de tomar la gaseosa.

“Sentía sacudidas, dolores de cabeza y ansias como una drogadicta, pero sabía que tenía que cambiar”, explicó.
Y agregó: “Mirando hacia atrás, me siento disgustada por la cantidad de dinero que desperdicié y lo que le hice a mi cuerpo”.

Gunner dejó el hábito, perdió peso y mejoró su salud, pero reconoce sentir todavía “ansias de Coca-Cola”.

Fotos: PA Real Life