El presidente Mauricio Macri anunció que el Gobierno realizará un «aporte de 400 pesos» a todos los beneficiarios de la Asignación por Hijo (AUH) y a las mujeres embarazadas que cobran el plan, un «universo de 8 millones de personas» que serán alcanzados por esta medida, la cual estará implementada «antes del último fin de semana del año».

El Presidente informó que el costo fiscal de la iniciativa es de 3.300 millones de pesos (con fondos de la Anses) y justificó la medida en que registró «deslizamientos de precios en la Canasta Básica», aunque expresó estar «optimista» por las repercusiones de los anuncios económicos dados por el Gobierno desde su asunción.

Por otro lado, Macri aclaró que su Gobierno «no dará un bono navideño” y adelantó sobre las paritarias que la prioridad es “cuidar el trabajo de los argentinos y empezar a generar nuevos”.

«Nuestro gran problema es avocarnos a bajar la inflación y ahí es importante el diálogo entre el Gobierno, los trabajadores y las empresas, y cómo recorremos el camino en forma responsable”, sostuvo.

Por otro lado, blanqueó que su equipo económico se encuentra trabajando para emitir un billete de mayor denominación que el actual, de 100 pesos. «Es imposible manejarse con billetes de cien pesos”, subrayó.

Además, saludó el fin del cepo cambiario: «Nos hemos liberado de esta traba, que era un mal parche del Gobierno anterior” y, a su vez, agregó que «la realidad es que se ha hecho bien y eso creará un ámbito de crecimiento nuevo”.

“Tenemos que sentarnos entre todos y hacer que Argentina vuelva a crecer. Los problemas que hoy parecen enormes parecerán más chiquitos”, cerró el presidente desde la Casa Rosada.