Aumento salarial del 28% para el personal doméstico

El acuerdo rige para todo el país, de 5.065 pesos en septiembre pasará 5.358 a partir de diciembre. Los gremios que nuclean a las empleadas domésticas y su contraparte empleadora firmaron su primer acuerdo paritario de la historia en el Ministerio de Trabajo de la Nación, que contempla un aumento del 28%.
El incremento salarial se concretará en dos tramos, siendo el primero del 21 por ciento desde este mes, y en forma retroactiva, y el segundo será “no acumulativo”, del 7 por ciento a partir de diciembre. Regirá en todo el país entre septiembre de 2015 y agosto de 2016 e incluye a los cuidadores no terapéuticos y caseros.
“Lo importante es haber logrado que el 7 por ciento se pague en diciembre y no en enero 2016 para que así pueda computarse en el aguinaldo y las vacaciones”, explicó Carlos Brassesco, apoderado legal de la Unión del Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPAC), uno de los gremios mas numeroso de los siete que participaron.
La reunión estuvo conformada por la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares, integrada por los siete gremios, dos asociaciones civiles empleadoras, el Sindicato de Amas de Casa (Sacra) y el Emtracap (Empleadores de Trabajadores Comprendidos en el Régimen Especial de Trabajo para el Personal de Casas Particulares). Por el Estado Nacional se hicieron presente representantes de los Ministerios de Economía, Desarrollo Social y Trabajo.
Hasta septiembre de 2014, el aumento salarial para estas actividades lo establecía la cartera laboral cuando fijó un incremento del 30 por ciento promedio en las distintas escalas. Los gremios habían reclamado a principios de este mes un incremento salarial del 25 por ciento para las distintas categorías a partir del primero de septiembre y un 10 por ciento acumulativo desde el primero de enero de 2016.
La presidenta Cristina Fernández de Kichner promulgó en abril de 2013 la Ley 26.844 que creó este régimen laboral para las empleadas domésticas a las que se les reconocen los mismos derechos que el resto de los trabajadores, como vacaciones pagas, jubilación, licencias por enfermedad, indemnización por despido y una jornada de trabajo de 48 horas semanales como máximo.
Desde que se entró en vigencia esta norma hasta febrero de este año, se duplicó la cantidad de personal registrado al pasar de unas 220.000 empleadas domésticas a cerca de 475.000″.