web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Sojización: Un proyecto que despierta amores y odios

Compartir Nota

El hecho de hablar sobre sojización en los valles irrigados del Valle Medio, han disparado un sinnúmero de opiniones, muchas de ellas en contra de este modelo productivo.

Recién sobre fin de mes con el regreso del gobernador, Miguel Saiz, de su viaje a China se tendrá, con certeza, datos concretos sobre los posibles acuerdos económicos productivos que se podrían firmar con al menos dos provincias del gigante asiático. Hasta ahora, el sólo hecho de hablar sobre sojización en los valles irrigados del Valle Medio y del Valle Inferior, han disparado un sinnúmero de opiniones, muchas de ellas en contra de este modelo productivo.

En la práctica, el ingeniero agrónomo Daniel Castro Ares, sostuvo a este medio que la producción de soja en la zona sería casi inviable por varias situaciones concretas: los bajos rindes -corroborados en la práctica- obtenidos en la comarca con esta legumbre de alto nivel nutritivo. En este plano, se ha indicado en la zona se han obtenido promedios que van desde los 2.800 kilos a los 3200 por hectárea, muy por debajo de los 6 mil de promedio alcanzados en la zona núcleo -centro del país- de producción de la soja.

Justamente la diferencia entre costo beneficio de la hectárea de soja esta por encima de los 2800 kilos por hectárea, es decir que se deben tener al menos un rinde del doble para convertirse en un negocio rentable.

Por otra parte, existen varios obstáculos: la soja es muy proclive a no adaptarse con éxito a campos con demasiada densidad de sal, justamente esos campos tienen una importante cantidad de ese elemento. Y aún cuando se pudiesen salvar estas situaciones, la producción en esos sitios necesitarían no sólo inversiones en la tierra, sino en infraestructura, es decir proveer de redes de riego y energéticas esos lugares. En concreto una sistematización productiva, que hasta ahora no se sabe quien podrá absorber. Si todos estos escollos, pueden ser salvados, no será precisamente en un corto período de tiempo y por el contrario demandaría varios años.

Sin embargo, en contraposición por lo afirmado por este especialista, ya han existido ensayos en la comarca con soja. La idea de experimentar con soja en Valle Medio nació en setiembre del 2006, cuando se firmó un convenio entre el Ministerio de Producción de la provincia de Río Negro y el grupo de empresas aliadas tras el Proyecto Soja Patagónica, representadas por el director de la empresa Relmó SA El objetivo del convenio fue impulsar la experimentación y desarrollo productivo del cultivo de soja en Río Negro.

Gary Gordon, un productor involucrado en el proyecto, sostuvo en su momento, en cuanto a la adaptación de la soja a la comarca “se dio de manera perfecta. Dado que vino un técnico especializado que se sorprendió más que nada por la nodulación que lograron las plantas en esta zona. Esto va a tener una explicación lógica y científica una vez que se analicen las condiciones geográficas. Y la relación con el riego, la temperatura, los milímetros aplicados, etc.”.

La posibilidad de producción intensiva y extensiva en la zona, despertaron además reacciones de todo tipo en la provincia. Mientras el subsecretario de producción, Humberto Iglesias, manifestó en distintos medios: “Lo que el gobernador informó, aunque los medios no hayan dicho esto, es que realiza, con una provincia del noreste de ese país, un convenio de hermandad ya que ellos están intensados en evaluar alternativas de inversión en los valles irrigados de Río Negro. No nombramos soja, ni 200 mil hectáreas”.

En el convenio -explicó el funcionario- la soja es una de las opciones productivas “no hay cultivo preconfigurado, pero puede existir interés por la soja porque se trata de una provincia china productora y consumidora de soja”.Lo que lleva el gobernador en su agenda es una soja como cultivo forrajero, como alternativa de rotación con otros cultivos, para producir una semilla.

Pero también hay otras alternativas, producción de carne, leche y maíz. Se busca poner en valor integral los valles con capacidad ociosa, partes del valle medio e inferior”.

Agregó, “el proyecto no tiene una relación directa con la expansión del cultivo de soja. No es pensable que aquí se desarrolle la soja como en el nordeste argentino, por ser una especio subtropical”.

Para Iglesias se puede producir soja de manera responsable “no se trata de un proyecto de sojizacion masiva, ni con aplicación masiva de herbicidas, ni con banderilleros. Creemos que es posible producir soja de manera responsable”

Pero mientras, desde el gobierno se trata de trata de amenguar el debate distintos sectores políticos salieron rápidamente al ruedo. Por caso se mencionó “preocupa la sojización del Valle Medio”. Así lo expresa un proyecto aprobado por el legislativo municipal de Luis Beltrán, en el que se declara la preocupación del cuerpo legislativo beltranense y la necesidad de que todos los municipios de la región y la provincia, legisladores, organismos públicos y organizaciones no gubernamentales tomen conocimiento de las implicancias nocivas de la inversión para el futuro de la región.

En el proyecto se expresa que existe “desconocimiento institucional y público sobre la anunciada inversión del gobernador Miguel Saiz y del Ministro de Producción Juan Accatino, que habla de unas 200.000 hectáreas de soja por parte de capitales chinos en el valle medio lo que ha generado un fuerte señal de alarma frente al alto impacto negativo que tiene la imposición de un monocultivo de estas características en términos productivos, ambientales, de salud y desarrollo para la región”.

Y en esa línea también propusieron que se ponga de manera inmediata en conocimiento técnico las características de la inversión, el impacto económico, ambiental y de desarrollo que generaría la inversión ni las consecuencias para el futuro de la zona en el ámbito de la Fundación para el Desarrollo de la Norpatagonia (FUDENPA) donde se encuentra una buena representación de los intereses regionales.

“Esta pretendida inversión no se encuadra en ningún plan de desarrollo estratégico productivo ni socio ambiental para los pueblos que integran la región del valle medio”, sostuvo Martín Doñate, quién adelantó que “no se trata de ser expulsivos con los proyectos de megainversion sino tener una lógica perspectiva de futuro y de desarrollo integral del valle medio considerando los aspectos productivos, sociales, económicos, ambientales y de salud para un futuro próspero y sustentable de todos los pueblos de la región”.

En la presentación de los concejales se adjuntan una serie de informes técnicos relacionados con el gravísimo impacto ecológico y ambiental que se sufriría si se efectivizara la inversión anunciada por el gobernador Miguel Saiz entre los que se destacan el aumento extraordinario de los casos de cáncer en zonas sojeras coincidentes con la expansión de la frontera agrícola sojera.

Por su parte, La Confluencia para la Emancipación Rionegrina entre el Partido Socialista y el Movimiento Proyecto Sur sostiene que “la posibilidad de incorporar 200.000 hectáreas bajo riego, con 100 millones de dólares de origen chino, para producir soja es otro dislate más de los que nos tiene acostumbrados el Gobernador”.

Sin dudas el Valle Medio, con sus potencialidades, está desde hace rato en la mira de inversores y productores de todo tipo. La enorme cantidad de tierras sin cultivar, la cercanía a un efluente tan importante como el río Negro, la posibilidad de acceder fácilmente a vías de comunicación como lo son las rutas nacionales 22 y 250 y, además, contar con energía hacen de este sitio uno de los de mayor prospección en los últimos años. Como así también lo convierten en uno de los centros de mayor desarrollo para los próximos años. Así, en la última década se han multiplicado y diversificado los cultivos y los métodos para mejorar los rindes y la calidad de los plantíos, que van desde la producción de cerezas a gran escala hasta papas para empresas alimentarias, pero todas ellas tienen una característica particular, se trata de emprendimientos privados y con fuertes inversiones previamente concebidas y estudiadas .

Fuente: Hoy Valle Medio