web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Bariloche: Riesgos en la Barda y en la Calle Salta por inestabilidad de suelos

Compartir Nota

Frente al reclamo de vecinos del Barrio 112 Viviendas preocupados por los derrumbes y deslizamientos producidos en la Barda del Ñireco, el legislador Claudio Lueiro criticó con dureza la falta de planificación por parte del Estado Provincial argumentando que “el IPPV ha actuado sobre la urgencia en más de una ocasión, seleccionando los lugares menos aptos para la localización de barrios de viviendas de interés social”.

“Tal como han señalado los vecinos, el IPPV no da respuestas, aseguró el parlamentario del PPR, porque es imposible desandar la marcha cuando se cometió un error tan grave como fue construir viviendas al pie de una barda geológicamente inestable o en la misma planicie aluvial del río Ñireco, tal como ocurre con la zona donde se emplazaron gran parte de los barrios San Francisco”.

En este sentido, Lueiro remarcó que “algunos, cuyo slogan es `técnicamente todo es posible de ser resuelto en materia constructiva´, se olvidan de los grandes desastres naturales que el mundo está presenciando, y, de los que nuestra ciudad no es ajena”.

El riesgo no es patrimonio únicamente de los barrios de interés social. El edificio ubicado en calle Salta 326, sufrió en estas últimas semanas la aparición de una enorme grieta a cuarenta y cinco grados que preocupó a sus ocupantes. Estos atribuyeron el evento a la enorme remoción de suelo ocurrida más abajo, en los lotes ubicados en calle San Martín, frente a un conocido pub, donde se prevé la construcción de un edificio. “Es posible observar la grieta en la misma calle Salta, a esa altura, que evidencia claramente haberse originado en estos últimos días, lo cual es alarmante. ¿Acaso no es posible tomar recaudos a partir de ser concientes que implantamos una ciudad en una zona sísmica y de gran pendiente en casi toda su extensión?”, indicó Lueiro.

El Estado debe velar por la seguridad pública exigiendo al inversor privado y exigiéndose a sí mismo el máximo grado de certeza en la toma de decisiones. “Si esto no ocurre, aduce el legislador, estaremos como Estado yendo detrás del problema, construyendo barrios con la buena intención de solucionar un problema de falta de viviendas, pero teniendo que evacuar a los `beneficiarios´ un rato después, generando problemas irresolubles en lugar de dar soluciones habitacionales”.

En el caso de los emprendimientos privados, los inversores deben ser absolutos responsables de la seguridad del entorno inmediato, tanto de vidas humanas como de bienes materiales ajenos. “No hay duda que la responsabilidad de no afectar el entorno, necesita de una actitud que priorice el interés colectivo por encima del interés individual. Cuando esto no ocurre, debe ser el Estado quien tome cartas en el asunto”, concluyó.