web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Tercera Jornada Sectorial de Economías Regionales

Compartir Nota

La Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén participó el pasado viernes de la 3º Jornada Sectorial de Economías Regionales de 2010, en la ciudad de San Martín, provincia de Mendoza.

El encuentro fue organizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) la Federación Económica de Mendoza (FEM) y la Asociación de Viñateros Independientes de San Juan.

Participaron del evento 72 entidades del sector y más de 470 pequeños y medianos productores, provenientes de las provincias de Mendoza, San Juan, La Rioja , San Luis, Catamarca y Río Negro.

El acto de apertura estuvo presidido por el ministro de la Producción de Mendoza, Raúl Mercau, quien señaló que “es importante que los distintos sectores productivos que hoy experimentan asimetrías con otras regiones tengan un espacio para que, entre los distintos actores, puedan debatir y gestionar canales que hagan competitivos sus productos dentro de los mercados, generando una fuerte demanda de mano de obra local, riqueza e inversiones en el ámbito regional”.

También estuvo presente el secretario de Hacienda de la Municipalidad de San Martín, Walter Carini, quien agradeció a CAME la realización en su ciudad de un encuentro de trabajo, donde se discutan diagnósticos y se busquen soluciones que hacen al sector productivo en pos de una integración de nuestras Economías Regionales.

A su turno, el presidente de Economías Regionales de la CAME , Raúl Robín, manifestó que –en línea con el espíritu federalista de la entidad- “el objetivo del sector es llegar a las distintas regiones productivas del país para que los verdaderos actores den cuenta de sus necesidades y problemáticas reales.”

A continuación, se hizo entrega de una placa de reconocimiento al Ing. Agr. Alberto Alcalde en virtud de su valiosa contribución al desarrollo vitivinícola y a las economías regionales, en el marco del Día del Ingeniero Agrónomo y del médico veterinario. El ex investigador del INTA Mendoza fue quien en los ´60 ordenó y clasificó con el nombre correcto las distintas variedades de la vid.

Entre las problemáticas expuestas sobresalieron: la falta de crédito a tasas adecuadas y acorde a los ciclos biológicos; la falta de transparencia en los mercados; la débil posición del productor en la cadena de comercialización; la diferenciación entre regiones de los precios de fletes y combustibles; la superposición de impuestos en los tres niveles. Además, se enfatizó en todas las actividades la necesidad de consensuar Políticas de Estado a nivel nacional, provincial y municipal, con el propósito de dar sustentabilidad y seguridad agroalimentaria.

Talleres de producción

Durante la jornada se realizaron distintos talleres de las actividades productivas, a saber: vitivinicultura, horticultura, fruticultura, olivicultura, nogalicultura, producción orgánica y producción caprina.

El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén fue el coordinador del taller de fruticultura durante el encuentro. En el mismo se precisó -en entre otros temas- la necesidad de contar con legislación nacional que aborde la transparencia comercial, y que las acciones que se necesiten para aumentar la competitividad no se desplieguen en desmedro del desarrollo en equidad.

Con una alta participación de productores de distinta actividades, en el taller de Producción Orgánica coordinado por el Ing. Pedro Landa (vicepresidente del MAPO), se puntualizó la necesidad de incentivar la diversificación a través de productos de diferenciación para lograr no sólo mejorar la rentabilidad de la explotación agropecuaria si no también para satisfacer un nicho de mercado altamente demandante.

Una mención especial merece la discusión que se generó en referencia al proyecto de Ley del Trabajo Agrario. Luego de un debate enriquecedor, se expresó en líneas generales que el mismo, si bien contempla al trabajador temporario, no da una solución a la problemática en sí, motivo por el cual habría que buscar una alternativa superadora a cómo se encuentra enunciado.

Finalmente, se consensuó que el crecimiento de la actividad agroindustrial debe ser impulsado por políticas económicas y sociales que permitan el desarrollo integral de la Nación.