web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Una barilochense integra la primera pareja de mujeres que logró casarse legalmente

Compartir Nota

Tras la sanción de la Ley de matrimonio igualitaria, varias parejas dieron el sí en diversas partes del país. La primera de mujeres se dio en la Patagonia, luego de un amor de seis años que nació en esta ciudad. Lo hicieron en el Registro Civil Número 1 de Río Gallegos, en Santa Cruz.

Claudia Báez, tiene 40 años y es oriunda de Comodoro Rivadavia, mientras que Cristina Medina, tiene 39 y nació en San Carlos de Bariloche. Están en pareja hace seis años luego de un amor que nació en esta ciudad. Y ayer lograron casarse legalmente, tras la sanción de la Ley de matrimonio igualitario. La ceremonia donde dieron el sí se realizó en el Registro Civil Número 1 de Río Gallegos, en Santa Cruz, donde estuvieron acompañadas de amigos y familiares.

El jueves se habían casado las primeras parejas de hombres, en Santiago del Estero y Capital Federal, y apenas en el comienzo del sábado pasó también por el registro civil la primera pareja homosexual que se une en matrimonio en Mendoza.
Y en la Patagonia también estas dos mujeres lograron casarse. Ambas integran la Unión de Diversidad Sexual de la Patagonia (UDISPA), conformada a comienzos de este año.

“Es una agrupación para luchar por nuestros derechos dentro de la comunidad homosexual. Pero además, la idea es interactuar con la sociedad de Río Gallegos y solidarizarnos con la gente que necesita ayuda y disponernos a ayudar la comunidad”, dijo Báez en declaraciones a medios locales. Esta misma pareja en noviembre del año pasado había concretado una unión simbólica en una ceremonia pública a favor de la modificación del Código Civil.

Claudia y Cristina respondieron las preguntas de la prensa en la víspera su unión. “Queríamos casarnos lo antes posible para que Santa Cruz, que nos dio todo, ahora sea la primera en uniones civiles”, dijo Cristina a unísono con su futura contrayente.

En la charla con los periodistas fueron consultadas si en algún momento fueron víctimas de un acto de discriminación.
“Sólo tuvimos lo de la escuela de Nehuen, (hijo menor de Cristina) cuando vieron por los medios nuestra unión simbólica en diciembre. La escuela ICEP (Instituto Cristiano de Educación Patagónico) alegó primero que no habíamos pagado la matrícula, pero nos echaron por lo nuestro”, contó la madre del niño que confirmó que se realizaron las denuncias ante las autoridades.

La nueva legislación reforma el Código Civil, cambiando la fórmula de «marido y mujer» por el término «contrayentes» e iguala los derechos de las parejas homosexuales con las heterosexuales, incluyendo los derechos de adopción, herencia y beneficios sociales.

Fuente: El Cordillerano