web analytics
Noticias de Río Negro y Neuquén

Weretilneck: “A nadie le puede horrorizar que el Estado quiera regular el consumo de alcohol”

Compartir Nota

A modo comparativo, se le consultó al intendente cipoleño sobre la manera en que han logrado enfrentar un problema generalizado como es la venta de alcohol y sus consecuencias directas.

Alberto Weretilneck detalló el conjunto de medidas que han colaborado en las políticas de Estado a la hora de enfrentarse con “los intereses de la noche”. Para él, la conjunción de ordenanzas implementadas ha conseguido que la venta y el consumo del alcohol disminuyan notablemente. El intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, opinó acerca de las políticas de Estado que se implementan para combatir con la venta “indiscriminada” de alcohol. De alguna manera, citó como ejemplo las normativas que se han puesto en marcha en esa localidad, lo que se podría utilizar como un paralelismo con las acciones que se están intentando llevar adelante en Bariloche. El intendente hizo hincapié en que el Estado tiene que estar enfrentado con “los intereses de la noche”, porque esta última “lucra con el alcohol, el cigarrillo, con todo lo que tiene que afrontar el Estado. Esto no quiere decir que la noche no tiene que existir, sino que el Estado –a través del Municipio, es el que tiene que regularla” y agregó “a nadie le puede horrorizar que el Estado quiera regular el consumo de alcohol, es más, no hay país en la tierra que no haya regulado la venta de alcohol”.

El intendente cipoleño hizo referencia a que “hay diferentes maneras de hacerlo”, desde la “Ley seca” en Estados Unidos hasta los horarios que estipulan en diferentes países del Continente Europeo. Explicó que en el caso de Cipolletti, tomaron las mejores características de cada lugar, de esta manera, se identifican los locales donde se venden bebidas alcohólicas con el fin de “agilizar” el procedimiento del control. Para ello, se fijó un canon para la venta de alcohol, es decir, “una licencia habilitante”, dijo y especificó que esto les permite encarecer el precio del alcohol. Actualmente, 351 comercios adheridos al sistema venden alcohol de un total de 3230 que hay en esa localidad. Previo a la aprobación de esta normativa, en esa ciudad vendían alcohol 457 comercios, con lo cual “de un año al otro hemos bajado cien locales, cumpliendo con uno de los objetivos que es que se venda menos cantidad de alcohol”, comentó en diálogo con “Jugar Con Fuego”, programa radial que se emite por Tribuna 93.7, de lunes a viernes, de 9 a 12 horas.

El siguiente paso tiene que ver con la fiscalización y para ello, se debe “sacar de circulación a aquellos que vendan sin habilitación. Esta es otra de las peleas que tenemos, ya tenemos tres órdenes de allanamiento en aquellas casas o espacios en los que venden bebidas alcohólicas sin permiso”, destacó.

UN CONJUNTO DE MEDIDAS

Weretilneck especificó que el resultado obtenido se debe a un conjunto de medidas y ordenanzas que hacen al conjunto de la cuestión. En este sentido, detalló que existe otra ley que estipula que a excepción de las discotecas, restaurantes y confiterías, todo el resto deben cerrar sus puertas al público a las 12 de la noche. “Entonces, si uno ve cuáles son los que tiene que cerrar a las 12 horas y se sabe cuáles son los comercios que pueden expender alcohol, se cierra el círculo y allí se hace mucho más fácil para que los inspectores puedan controlar”, afirmó.

Otro de los ejes en los que se ha trabajado tiene relación con la introducción de las bebidas alcohólicas a la ciudad. Respecto a este tema, hizo hincapié en que todas las empresas que introducen alcohol para su posterior venta, deben abonar una tasa y esto hace que haya “un incremento en el costo que le significa a las empresas y esto se traslada al costo final de venta”. Para él se trata de un conjunto de medidas que delinean una política general que influye en el objetivo de disminuir el consumo de alcohol en la localidad.

Por último, al consultarle si se ha notado una modificación a partir de la implementación de las normativas, el jefe Comunal aseguró que “el consumo indiscriminado de alcohol tiene dos consecuencias esenciales, los accidentes de tránsito y el disturbio social. Esto se ha notado y ha disminuido”.

Fuente: Prensa A. Weretilneck